La primera propuesta concreta de Sergio Mayer como presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados se conoció el pasado miércoles 17: cambiarle el nombre al grupo por el de Comisión de las Culturas y Cinematografía. Dos intenciones más comenzó a esbozar, aunque nunca dijo cómo las llevará a cabo: la redistribución de "la riqueza cultural que tiene nuestro país hacia los sectores más desprotegidos" y "dar impulso a la economía creativa".
Mayer instaló ayer la Comisión de Cultura tras la polémica que suscitó su llegada al órgano legislativo. Lo hizo acompañado del resto de los diputados que la integran: 16 de Morena, su partido; cinco del PAN; tres del PRI y diez de otros tres partidos. Los ausentes fueron el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, y el coordinador de Morena, Mario Delgado.
Otros invitados del diputado sí llegaron y para ellos tenía un espectáculo preparado: cuando cada grupo parlamentario fijó su postura, Mayer preguntó si alguien más quería tomar la palabra. Un cantante sentado a la mesa pidió el micrófono y comenzó a sonar La Traviata, ante el pasmo general. Aparecieron más cantantes. "Les ofrezco una disculpa por haber roto el protocolo. Es mi regalo", dijo Mayer; los músicos volvieron a cantar México en la piel.
Ése fue el segundo acto de comunión de la comisión; antes, la mayoría de los diputados ya había externado su júbilo de pertenecer a ella; otros volvieron al discurso de siempre: "nunca más la cultura será un elemento accesorio"; unos más, incluso, le dijeron ahí mismo a Alejandra Frausto, próxima secretaria de Cultura, que será un honor ser "abanderados" por ella. Frausto nuevamente fungió como invitada, a su lado permaneció la senadora Susana Harp y el que será titular de Cultura en la ciudad, Alfonso Suárez del Real.
También asistieron muchos de los que se cree podrían formar su equipo de trabajo: Lucina Jiménez, Marina Núñez Bespalova, Grace Quintanilla y Pável Granados. Pero, en esta ocasión, Frausto prefirió no ser protagonista y abandonó el lugar acompañada por dos guardias de seguridad.
El que tampoco quiso opinar fue Ricardo de la Peña, diputado del PES: "me abstengo de la respuesta..." dijo entre sonrisas cuando se le preguntó sobre las cualidades que ve en Sergio Mayer.
* Con información de Luis C. Sánchez / Excélsior