Libertad de expresión en Sudáfrica

El 29 de octubre de 2017 apareció un nuevo libro en los estantes de las librerías en Johannesburgo, Sudáfrica. The President’s Keepers: Those keeping Zuma in power and out of prison (Los guardianes del presidente: quienes mantienen a Zuma en el poder y fuera de prisión) es un libro de un veterano periodista, Jacques Pauw, que se hizo famoso exponiendo las tácticas asesinas empleadas por las fuerzas de seguridad contra los luchadores por la libertad en Sudáfrica durante el régimen del apartheid.

El libro es un trabajo de periodismo de investigación que expone evidencia de mala administración financiera a gran escala, fraude y corrupción dentro del actual gobierno sudafricano.

El 3 de noviembre, la Agencia de Seguridad del Estado (SSA, por sus siglas en inglés) de Sudáfrica y el Servicio de Rentas Públicas de Sudáfrica (SARS, por sus siglas en inglés) emitieron una orden para retirar de la circulación al libro alegando que contravenía la Ley del Servicio de Inteligencia. El lanzamiento oficial del libro fue planeado para la noche del miércoles 8 de noviembre de 2017, pero fue cancelado debido a un misterioso corte de energía.

Sin embargo, la editorial del libro, Nasionale Boeke o NB, y las librerías sudafricanas se han mantenido firmes con Pauw, y este intento de censura sólo ha resultado en un aumento inmediato en las ventas, con la impresión inicial de 20,000 vendiéndose de la noche a la mañana y el libro convirtiéndose en un éxito de ventas internacional. La versión en PDF pirateada digitalmente del libro se ha vuelto viral a raíz de la acción del gobierno y la versión legítima del libro es el vendedor más rápido en la historia de Sudáfrica.

Jacques Pauw ha recibido amenazas de muerte, pero no se dejará intimidar, reconociendo que NB ha comenzado inmediatamente la reimpresión del libro.

La Asociación Internacional de Editores (IPA, por sus siglas en inglés) es totalmente compatible con Pauw y sus editores y el 7 de noviembre publicó un comunicado de prensa titulado “IPA se manifiesta contra la censura en Sudáfrica”, en el cual instó a la SSA y al SARS a que detuvieran sus intentos de retirar de la circulación y censurar el libro.

 “El señor Pauw es un periodista de cierta reputación en Sudáfrica, quizás mejor recordado por haber denunciado a las fuerzas de seguridad del apartheid que asesinaron a los luchadores por la libertad. La IPA apoya sin reservas el derecho del Sr. Pauw a publicar este trabajo de periodismo de investigación que expone pruebas de mala administración financiera a gran escala, fraude y corrupción en el gobierno de Sudáfrica. Y la API también elogia la valentía de los editores del libro de Pauw, NB Publishers, por mantenerse firmes con su autor”; aseguró el comunicado.

En el escrito también se reprodujeron las palabras de Kristenn Einarsson, presidente del Comité Libertad para Publicar de la IPA: "Las acciones de la SSA y el SARS están claramente destinadas a hostigar e intimidar a Pauw y a su editor. Este es el tipo de comportamiento que recuerda al antiguo régimen de apartheid en Sudáfrica y la cruel ironía no puede perderse en nadie que observe estas acciones vergonzosas".
 
Por tanto, pronunció Einarsson: "La IPA se solidariza con el Sr. Pauw, NB Publishers y la Publishers Association of South Africa. Hacemos un llamamiento al gobierno sudafricano para que detenga estos crudos y torpes intentos de censura y, en su lugar, defienda inequívocamente la libertad de publicar y la libertad de expresión en el país".

Finalmente, el Sr. Mpuka Radinku, Director Ejecutivo de la Asociación de Editores de Sudáfrica (PASA), expresó: "Las autoridades sudafricanas harán bien en evitar ser percibidas como intolerantes a las diferentes opiniones y socavar los derechos de los autores y editores de expresarse libremente. Esto podría verse como una traición a la visión de una Sudáfrica post apartheid que la comunidad internacional había acogido con satisfacción. PASA hace un llamamiento a las autoridades de Sudáfrica para que apoyen la libertad de expresión al proporcionar las condiciones necesarias para que los autores y editores produzcan conocimientos críticos e innovadores que impulsen a la sociedad y ayuden al país a desarrollarse más.

"Estamos horrorizados de que la Agencia de Seguridad del Estado intente suprimir la libertad de expresión a través de la intimidación y las amenazas de una carta de cese y desistimiento como medio para proteger al gobierno de revelaciones embarazosas", dijo Radinku.

* Con información de internationalpublishers.org