Conversatorio Contec México

El libro, como objeto portador de identidades, valores y significados, tiende puentes entre los pueblos y, con la edición como fuente de transmisión de conocimientos, el vínculo entre cultura y desarrollo se fortalece. Con esta premisa, la Oficina en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Feria del libro de Fráncfort, en el marco de la CONTEC, celebró este lunes el Conversatorio Edición, diversidad cultural y desarrollo sostenible.
 
En el evento celebrado en el Auditorio del Seminario de Cultura Mexicana participaron Carlos Anaya Rosique, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM); Antonio Calera-Grobet, Director de Mantarraya ediciones; Gustavo Cruz, Editor de Editorial Almadía; Diego Echeverría, Director General de InK it, plataforma de libros digitales; José María Espinasa, Fundador de Ediciones sin Nombre; Cecilia Espinosa Bonilla, Directora de la Fundación SM; Rodrigo García, Subdirector de Cooperación Cultural, Centro Cultural de España en México y Mario Gastón García, Director de la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil.
 
Al encuentro moderado por la Directora y Representante de la UNESCO en México, Nuria Sanz, asistieron también Pilar Gordoa, Directora de marketing y servicios editoriales, Penguin Random House; Tomás Granados Salinas, Director editorial de Grano de Sal; Déborah Holtz, Directora de Trilce Ediciones y fundadora de la Asociación de Editoriales Mexicanas Independientes; Álvaro Jasso Fundador de Libros Malaletra; Philippe Ollé laprune, Exdirector de Casa Refugio Citlaltépetl y Socorro Venegas, Coordinadora de obras para niños y jóvenes del FCE.
 
El conversatorio giró en torno a cinco preguntas rectoras: ¿cómo una industria creativa como la edición propicia la diversidad cultural?, ¿qué políticas públicas culturales son necesarias para potenciar el emprendimiento y la sostenibilidad en el campo editorial?; ¿crecer como empresa editorial implica renunciar a libertades creativas?, ¿las políticas de acceso abierto atentan contra el mercado de los libros? Y, ante el avance tecnológico, ¿cuáles son los modelos de negocio editorial emergentes?
 
En su oportunidad, la Directora de la UNESCO en México recordó que la editorial es también una industria creativa, de índole económica y cultural, a la cual aluden las metas de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) 8 y 9 de la Agenda 2030. Dichas metas, mencionó, buscan promover el crecimiento económico sostenido e inclusivo, así como la industrialización sostenible, fomentando la innovación.
 
Asimismo, Nuria Sanz explicó que en la Oficina de la UNESCO en México considera a la actividad editorial como una paradigmática gestión de bienes y servicios culturales que contribuye al intercambio de valores emanados de las identidades de los pueblos.
 
Durante su participación, Carlos Anaya Rosique, presidente de la CANIEM, mencionó la carencia de puntos de venta en el territorio mexicano, al ser poco más de 2,700 puntos de venta de libros en el país, un país que tiene una población de poco más de 120 millones de personas, una situación que “nos hace reflexionar sobre la necesidad de impulsar la creación de más librerías en el país, el lugar natural de venta de libros”.
 
Para la UNESCO, el libro constituye el punto de encuentro de las libertades humanas más importantes, entre las que destacan en primer lugar la libertad de expresión y la libertad de edición.  En palabras de la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, “se trata de libertades frágiles, enfrentadas a numerosos desafíos, desde el cuestionamiento del derecho de autor y de la diversidad cultural hasta las amenazas físicas a las que están expuestos los autores, los periodistas y los editores en numerosos países, estas libertades se niegan, incluso en nuestros días”.
 
CONTEC México es una marca de la Feria del Libro de Frankfurt, tiene el objetivo de crear un espacio de reflexión en torno a los desafíos y las oportunidades en la industria del contenido. La iniciativa nació en 2017 como​ ​una de las actividades del Año dual Alemania – México y busca establecer un puente de comunicación entre los profesionales del mundo editorial y de la tecnología.
 
* UNESCO México / CANIEM