Estimados amigos, les saludo con enorme gusto.
 
Para mí es un honor estar en este hermoso país, lejano desde donde vengo, pero cercano y entrañable para los mexicanos.
 
A nombre de los editores que pertenecemos a la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana les doy las gracias por recibir a México como país invitado de honor en esta edición 38 de la Feria Internacional del libro de Sharjah.
 
Señoras y señores, amigos todos.
 
Los dos pueblos, el emiratí y el mexicano, están unidos por su riqueza cultural, su historia milenaria. Y los libros, qué duda cabe, son el vehículo más importante para el intercambio de ideas, conocimientos e idiosincrasias y generan el acercamiento entre las naciones. La difusión de la lectura y el libro fomenta la cohesión social y abre puertas inimaginables de desarrollo.
 
Resulta emblemático que la 38 Feria Internacional del Libro de Sharjah, tenga como país invitado de honor a México y su cultura, y a su vasto espectro editorial. La presencia de editoriales mexicanas es una muestra de que el intercambio cultural tiene grandes fortalezas, que ayudarán a robustecer los lazos que nos unen.
 
La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) surgió, hace 55 años, con la finalidad de agrupar a la mayoría de las empresas editoriales de México, y de esta manera, proteger gremialmente los intereses de quienes creen en los libros y las publicaciones periódicas, lo anterior, sin demérito de coadyuvar con los esfuerzos que desde las instancias gubernamentales y la sociedad civil mexicanas se hacen para la promoción del libro y la lectura.
 
El crecimiento de las industrias culturales, donde la editorial es parte fundamental, reflejan el desarrollo educativo de los países y tiene impacto directo en el crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB). Por lo tanto, la industria editorial se convierte en un elemento estratégico, y la promoción de la lectura y el libro, se erigen como detonantes para el desarrollo económico y factores definitivos en la cohesión social de ambos países.
 
Una de las tareas estratégicas de la CANIEM es la promoción del libro mexicano más allá de las fronteras del país. El trabajo conjunto entre el gobierno, a través de sus diferentes oficinas, y la Cámara tiene como propósito, precisamente, que los fondos editoriales nacionales que reúnan las características necesarias para estar presentes en los mercados internacionales, sean conocidos por los lectores de otros países.
 
Las ferias internacionales del libro representan una oportunidad ideal para que las casas editoriales del país presenten a sus autores, negocien derechos internacionales y entablen relación de trabajo con editoriales, instituciones educativas y universidades. De ahí la relevancia de nuestra presencia hoy aquí. 
 
Estamos convencidos que, el libro tiene un valor educativo y cultural, pero también es la razón de ser de toda una industria que genera miles de empleos.
 
Más allá de los beneficios comerciales, el fomento de la lectura, uno de los ejes de la participación de México en esta feria, tiene consecuencias en el desarrollo de las sociedades. El acercamiento con la lectura, sobre todo en las primeras etapas de la vida, provocan y alientan la convivencia social. La palabra, el idioma, son elementos que alimentan la comunicación; crean consciencia y hermanan a las comunidades.
 
Agradezco a las autoridades mexicanas su compromiso con la lectura, fomentándola y promoviendo esta maravillosa industria; esto es reflejo de su compromiso con los valores más altos de la educación y la cultura.
 
Desde aquí, los invito a todos, sin distinción de idioma ni de nacionalidad, que sigamos trabajando codo a codo promoviendo la lectura, y acercando más libros a los lectores del siglo XXI.
 
De nuevo les manifiesto el beneplácito de la industria editorial mexicana por estar en este recinto. Muchas gracias Emiratos Árabes Unidos, ¡muchas gracias Sharjah!, por permitirnos dejar aquí una muestra de nuestra cultura escrita.
 
Felicidades