A cinco meses de asumir la presidencia de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), Juan Luis Arzoz Arbide habló con Excélsior sobre el adeudo de la red de librerías Educal con sus agremiados, que ronda los 50 mdp.
Aseguró que esto afecta a muchos editores que no cuentan con suficiente capital y los ha limitado, porque no están vendiendo en los puntos de venta más importantes del país, así que están perdiendo presencia en los puntos de distribución; por ello, si Educal no consiguiera liquidar su deuda... tendría que declararse en quiebra.
También habló sobre la esperanza que tiene en la Red Nacional de Bibliotecas, el crecimiento en la venta de libros infantiles, las modificaciones a la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro y el panorama en la 39 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), que se llevará a cabo del 8 al 18 de noviembre en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), sobre el cual reveló que ha conseguido una reducción de 25% en el precio por la renta de los stands, aunque aclaró que no está cómodo con la perspectiva y se está aclimatando a lo que hay.
"Estamos seguros de que la FILIJ va a salir bien, porque la gente de (la Secretaría de) Cultura está trabajando a todo lo que da. Tal vez salimos un poquito tarde (y) hay una serie de situaciones un poco fuera de control, pero tenemos la certeza de que va a funcionar, con algunos cambios desde los stands", explicó Arzoz.
Y agregó: "Aún tenemos tiempo, todavía septiembre y octubre para que esto salga; mi percepción es que va a salir... vendrá mucha gente y será una gran feria. Además, el lugar es espectacular. Pensamos que era bueno volver al Cenart".
¿Por qué?, se le cuestionó al editor. "Porque está más céntrico y la gente está más acostumbrada. Al otro (Parque Bicentenario) está un pelín lejos y no hay mucha manera de llegar, i y aquí la gente ya sabe dónde es la FILIJ".
¿La anunciada reducción de espacios no es importante para ustedes? "No, pienso que te aclimatas a lo que hay. La reducción de espacios es para tres o cuatro editoriales... el resto van a estar igual".
¿Parece usted cómodo, pese a que otros editores no tienen la misma perspectiva? "No, cómodos no. Cómodos no estamos, estamos trabajando de la mano con la gente de la Secretaría de Cultura (SC) para esto. Pero eso ha pasado en muchas cosas.
Muchas de las cosas que se hacen en Cultura salen un poquito más tarde o tienen otro tipo de influencia, pero es un poco cooperar de las dos partes.
"Están arrancando. Bueno, vamos a echarnos la mano. No vamos a criticar que cuando la plataforma de registro a FILIJ falló, que las fechas de registro fueron otras, y luego estuvimos platicando con la directora, María Angelina Barona, respecto de los precios y hubo una reconsideración muy importante por parte de ellos".
¿De cuánto es la reducción en el precio? "Pasó de 26 mil 496 a 19 mil 800 pesos con IVA incluido".
¿Cómo fue la renegociación? "Al ver el documento que nos entregaron el día de la presentación (Excélsior 01/08/2019), le dije que me gustaría revisar las tarifas.
Ese mismo día al subirme al estrado se lo dije, ella lo dijo y el miércoles siguiente nos sentamos y platicamos".
¿Y no les afecta la reducción de público que habrá, ya que anunció que no se buscará atraer multitudes a la FILIJ? "Claro, claro. Te soy sincero, no había escuchado que pretendieran esa reducción de asistentes... creo que es un pelín difícil de controlar. Si vas entre semana, van colegios, grupos ordenados y el fin de semana los papás. No había escuchado que era una idea".
¿Ya le anunciaron el mecanismo para que a los editores no les cueste el envío de libros a la FILIJ de Mérida? "Parece que el municipio de Mérida es el que está trabajando en esto. Habla con Rafael Morcillo, que la organiza, y él te dará absolutamente toda la información".
¿Y en qué consiste ese mecanismo? "Parece que habrá 'un mecanismo' y cuando lo tengamos, te informamos".
HAY PROMESAS Sobre Educal, Arzoz aseguró que ha platicado con los funcionarios del Fondo de Cultura Económica (FCE), "que es la que maneja Educal y se han comprometido; lo están viendo con Hacienda (SHCP)... (Hasta el momento) promesas hay bastantes, pero ninguna realidad".
¿Algún plazo? "Aún no. Habían dicho que el 15 de agosto. Era el plazo que teníamos".
¿Hay afectación a editores? "Hay muchos que están muy mal o que están esperando, porque es importante el ingreso. Y más que el ingreso, pues no están vendiendo, porque como editor no vendes a alguien que te debe tanto. Así que están perdiendo muchos puntos de distribución que eran muy importantes y les pega porque es capital de trabajo".
¿No hablaría de una parálisis? "No paraliza la industria, pero sí hay editores que están sufriendo mucho, porque son importantes puntos de venta, muy importantes, en todo el país. Hay muchas poblaciones en donde sólo existe Educal como librería local. Y, al no tener movimiento, pues se están viendo afectados a no tener ventas".
¿Cuántos editores están en esa tónica? "Esa información es privada, nosotros no tenemos ese tipo de información. Pero en Caniem tenemos seis comités y algunos están muy afectados, como el de Interés General y el de Editores Independientes".
¿Los editores han puesto algún plazo? "No hay ninguna posición así. Como Caniem no podemos poner posiciones duras, porque caes en falta y no es la labor, pero, como editores, me imagino que hay posiciones durísimas. Yo creo que cuando se unan el FCE y Educal se va a tener que pagar, porque si no, Educal tendrá que declararse en quiebra porque trae esta deuda".
Por último, habló sobre las modificaciones a la Ley del Libro que se preparan en el Senado. "La Comisión de Cultura ya la aprobó. Esperemos que llegue al pleno en septiembre y se apruebe. En ésta se amplía el plazo del precio único de 18 a 36 meses, se consideran sanciones por parte de la Profeco y se incluye el libro electrónico".
 
*Excélsior / Juan Carlos Talavera c.talavera@glmm.commx /