La producción y distribución de copias no autorizadas de libros, sea en formatos físicos o digitales, no sólo afecta la industria del libro, escritores y consumidores, sino que atenta contra la economía de nuestro país, los empleos, y en definitiva gran parte de nuestra identidad cultural. #PongamosPuntoFinal tiene como objetivo alcanzar a toda la industria editorial, los puntos de venta y la sociedad para crear conciencia sobre el grave daño que provoca a autores, editores y libreros la piratería de libros digitales y en papel.
 
El consumo ilegal de obras literarias está acabando con la industria editorial en México. Se estima que 4 de cada 10 libros físicos que se venden son piratas. Una cadena de personas integrada por el autor, las editoriales, los libreros y distribuidores, entre otros, se ve seriamente afectada cada vez que se consume un libro no original. Si a esto agregamos que el dinero recaudado cae en las arcas del crimen organizado, estamos hablando de un serio peligro.
 
La encuesta realizada en 2017 por la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, A.C. (CALC), arroja cifras alarmantes sobre el consumo de libros pirata en México, a destacar:
 
•          El 44% de los consumidores de libros físicos compra libros pirata.
•          El 48% de los consumidores de libros digitales accede a ellos de forma ilegal.
•          Los consumidores de libros pirata equivalen al 50% de los consumidores de libros.
•          El 50% de los consumidores de libros pirata físicos lo hacen más de 2 veces al año.
 
Al respecto se estima que los consumidores gastaron cerca de 1,700 mdp en libros pirata físicos y que el 78% de los consumidores de libros pirata digitales lo hicieron gratuitamente.
 
Por todo esto, las organizaciones arriba mencionadas creemos necesaria e indispensable la campaña: “Pongamos punto final a la piratería de libros” cuyo objetivo es crear conciencia sobre este flagelo y el daño que causa a la sociedad en su conjunto. La campaña consiste en generar un impacto sobre el público a través de una serie de actividades, con el fin de combatir la piratería y fomentar la compra legal de libros. ¿Cómo? Comprando en las librerías, las tiendas departamentales, el comercio físico establecido y el comercio electrónico; no comprando en la calle, en el tianguis o a las afueras del metro. Es en estos últimos lugares donde se venden los libros pirata o robados.
 
Esta iniciativa consiste en tres acciones básicas:
 
1.         Exponer el problema que existe sobre la piratería física y digital en México.
2.         Invitar a la sociedad a defender el libro original comprando en librerías, comercios electrónicos, comercios establecidos, y denunciando la piratería.
3.         Reafirmar el valor de comprar el original a través de una serie de acciones que generen conciencia para fomentar el consumo de los libros originales.
 
Sabemos que este problema no tiene fácil solución, pero en la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) y la Asociación de Librerías de México (ALMAC), con el apoyo del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor Sociedad de Gestión Colectiva (CeMPro) estamos comprometidos en la lucha contra este grave delito, y apostamos por crear conciencia e involucrar a la sociedad para defender a autores, editores y libreros.