La edición "delimita el sistema intelectual de una sociedad al enlazar sus librerías, universidades y medios de comunicación; define en parte lo que sabemos y lo que pensamos", sostuvo Jesús Anaya Rosique al recibir, junto con Julio Sanz Crespo y Marcelo Uribe, el reconocimiento a los editores honorarios de la Cámara de Diputados.
La entrega de esa distinción se efectuó antes de la inauguración de la primera edición de la Feria Internacional del Libro de la Cámara de Diputados Por una Sociedad de Lectores, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, el pasado 23 de abril, en el marco del Día Mundial del Libro.
Jesús Anaya Rosique refirió que su vocación estuvo entre la acción revolucionaria y la edición, a la que definió como un complejo de oficios y funciones, cuya esencia está en lo que publica, en el catálogo.
"Descubrir autores, temas y fórmulas editoriales, asegurar los procesos editoriales que originan los libros, construir o difundir su fondo editorial, organizar con eficiencia la distribución y venta de sus libros para conquistar un universo de lectores" son funciones propias del editor, detalló el editor e investigador mexicano.
Asimismo, Jesús Anaya Rosique hizo un "reconocimiento especial al nuevo equipo editorial del nuevo Fondo de Cultura Económica (FCE), encabezado por Paco Ignacio Taibo II y secundado por Francisco Pérez Arce y Guillermo Fernández, que se han propuesto convertirnos en una república de lectores", indicó.
Mencionó que en el escenario editorial mexicano "prevalece una paradoja en la circulación de los libros: librerías muy escasas concentradas en la capital, que originan una demanda suprimida y un elevado índice de devolución: 56 por ciento en promedio”.
"La edición es una gran aventura humana. ¿Qué otra actividad puede ser más apasionante que descubrir autores, temas, fórmulas editoriales, cuyos destinatarios son los lectores y al mismo tiempo es una profesión de riesgo e inigualable; un oficio melancólico?". Además de los editores distinguidos, el presídium estuvo integrado por Ricardo de la Peña Marshall, presidente del consejo editorial de la Cámara de Diputados; Annia Sarahí Gómez Cárdenas e Hirepan Maya Martínez, ambos integrantes de ese comité de la Cámara de Diputados, y Sergio Mayer, presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía del órgano legislativo.
En su alocución, De la Peña Marshall exaltó el trabajo de ese consejo editorial que reconoce a los "tres grandes varones que han construido la industria editorial en nuestro país".
Añadió que "contribuirán a que podamos tener acceso en todo el país, a permitir que todo lo que se publica en la Cámara de Diputados sea de acceso público a toda la nación".
Por su parte, el editor Julio Sanz Crespo sostuvo que "más de 50 por ciento de la población alfabetizada no lee un libro en toda su vida. México es el primer país del mundo con más población hispanoparlante; sin embargo, no somos el primer país de lectores.
"La industria editorial mexicana está postrada, estancada, requiere de una política editorial de creación literaria, de distribución ágil, económica y agresiva; establecer reglas de comercio éticas e impulsar que el comercio del libro llegue a todos los rincones del país.
Fue claro en que el "Estado no debe ser competencia del sector privado. Ambos se necesitan, deben trabajar conjuntamente para desarrollar esfuerzos concentrados, previamente estudiados con inteligentes planes de negocio donde todos ganen: el autor, el editor, el trabajador en su propia librería y, finalmente, el lector".
Sanz Crespo concluyó con la afirmación de que la CANIEM tiene proyectos para generar al menos 1,500 librerías en tres años, lo que significaría triplicar la producción editorial y aplicar innovaciones tecnológicas a los procesos de la industria editorial mexicana. "Hagamos de México un país lector".
En su turno Marcelo Uribe, director de Ediciones Era, se pronunció por el precio único del libro.
El video de la entrega se puede visualizar aquí.
* Con información de Reyes Martínez / La Jornada