9_Encuentro libreros.jpg

 

  • Las mesas de discusión se llevaron a cabo este sábado 18, en el marco de la FILIJ

El Encuentro de libreros ALMAC. Retos y desafíos de las librerías en México se realizó el pasado sábado 18 de noviembre en el marco de la 37 Feria Internacional del Libro infantil y juvenil (FILIJ).
El acto estuvo encabezado por la directora general de Publicaciones (DGP) de la Secretaría de Cultura Federal, Marina Núñez, el presidente de la Asociación de librerías de México (ALMAC), Rodrigo Pérez Porrúa y el presidente del consejo directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Carlos Anaya.
La titular de DGP reconoció que estamos ante uno de los sectores más debilitados si se compara con otras partes del mundo, incluyendo América Latina, por lo que es necesario seguir trabajando en el diseño de políticas públicas y en encuentros de discusión.

“Espero que esta experiencia sea enriquecedora y un foro que perdure. El año que viene toda la parte profesional de FILIJ cumple 20 años y queremos diseñar un programa especial que estaremos trabajando con la ALMAC y espero que lleguemos con temas resueltos”, dijo la funcionaria.

Por su parte, Carlos Anaya destacó que la Secretaría de Cultura Federal ha apoyado al sector para discutir en torno al tema de la comercialización. “El libro tiene un canal natural que son las librerías. La única posibilidad para libros de todo el país es que hayan muchas librerías para desarrollar la bibliodiversidad”, comentó.
Desde el auditorio Tláloc del Museo Nacional de Antropología e Historia, la primera mesa de discusión estuvo orientada al tema de los impuestos y las librerías a partir de la propuesta de que el sector opere en un régimen de IVA Tasa Cero.

“Si se permite este cambio de régimen fiscal para deducir y compensar el IVA como lo hacen otros comercios, nos permitirían crecer mucho más, se combate la piratería y pagaríamos más impuestos porque venderíamos más, permitiéndonos crecer y sobre todo que los libros lleguen a todos los lectores del país”, aseguró Rodrigo Pérez Porrúa, presidente de la ALMAC, quien consideró que parte de los problemas ha sido el crecimiento de la piratería debido a que en algunas ciudades no hay dónde comprar libros y las publicaciones “piratas” tienen el mismo costo que en el comercio formal.

En ese sentido, Mario Nawy, tesorero de la ALMAC y director de librerías Gandhi, señaló que aunque el libro está como un producto exento como un apoyo a la cultura de nuestro país y al lector, dentro de la legislación las librerías se encuentran en esquema de inequidad.

“Nosotros como libreros pagamos más cara la luz que el resto de los sectores y eso limita mucho el crecimiento de las librerías y lo pone difícil. La idea es tener un esquema igual como todos los demás negocios del país donde podamos competir en igualdad de circunstancias y podamos crecer”.

Por su parte, Gerardo Jaramillo, director general de Educal, coincidió en que esta propuesta podría beneficiar a largo plazo a las librerías, lo que se traduciría en más negocios que vendan libros y estar más cerca de la gente.