Hacia el futuro Editamos

Este año, 2018, la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) cumplió 54 años de existencia. Su creación se dio en el marco de un modelo de desarrollo y ante la necesidad de que se reconociera la importancia del sector del libro para la construcción de una sociedad informada.
 
A la par de la construcción de los diversos elementos de una industria y la definición de su papel en la sociedad y su relación con el Estado, la Cámara promovió diversos proyectos para resolver la necesidad de crear procesos cada vez con mejor calidad, sobre todo porque tuvo que enfrentarse al mercado exterior y competir con otros países.
 
Así, en 1979 creó el Centro de capacitación “Rafael Reynoso”, con lo que se dio inicio a las actividades de capacitación como una de las tareas centrales del organismo gremial. Ese centro devino en un área de capacitación, inmerso en las actividades de la Cámara y que logró atender a las necesidades básicas de capacitación técnica. El área ha tenido momentos extraordinarios de desarrollo, como la creación de la Beca Juan Grijalbo (un seminario intensivo de “Introducción al mundo del libro y la revista”, que actualmente se realiza con el apoyo de la fundación Grijalbo y de la Secretaría de Cultura del gobierno federal); y el diplomado “Los procesos de edición de libros” (en colaboración con la UNAM), que con el tiempo se han convertido en la columna vertebral del proyecto de capacitación gremial.
 
En este esfuerzo es de destacar que la Cámara ha apoyado iniciativas académicas que inciden en el proceso de profesionalización del sector. Un ejemplo, en los años noventa, fue el convenio de colaboración con la Universidad de Guadalajara, a través del Centro Internacional de Estudios Profesionales para Editores y Libreros (CIEPEL), para impulsar la Maestría en edición que se impartía en aquella ciudad, y que tuvo en nuestra ciudad una generación que hoy está presente en la vida editorial del país. En los últimos tiempos, este tipo de acciones se han actualizado y ahora la Cámara es sede de la actividad de la Maestría en diseño y producción editorial, de la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Xochimilco (UAM-X).
 
Hace ya tres años, el consejo directivo, presidido en ese momento por el Ing. José Ignacio Echeverría, se planteó la necesidad (por una serie de circunstancias coyunturales como la adquisición de una casa adyacente a la sede de la CANIEM) de crear un centro de innovación, desarrollo tecnológico y formación profesional.
 
Le correspondió al consejo directivo que presido aterrizar el proyecto del Centro, darle forma concreta, lograr su viabilidad, definir su estructura, construir el proyecto académico y definir los alcances de su acción. Una tarea fundamental en la concepción de este Centro fue la de dotarlo de autonomía presupuestaria y de acción, con el fin de impulsar su labor y no caer en la reducción de sus actividades a las de un área más de nuestro organismo.
 
La Cámara, como organismo empresarial, tiene limitadas posibilidades de desarrollo en proyectos de acción conjunta con muchos de los actores de la actividad editorial, por lo que la idea que cruza todo el proyecto del Centro surge de esa necesidad: tener espacios de encuentro con todos los interlocutores de la cadena del libro, de los diversos protagonistas del mundo editorial que incluyen a los escritores-autores, editores-administradores, directores editoriales, dictaminadores, editores, correctores, traductores, diseñadores, así como a todos los que participan en la producción (lectores, tipógrafos, formadores, correctores de pruebas), en el marketing y en la promoción, en la comercialización (vendedores, promotores, distribuidores, libreros), entre otros, sin olvidar a nuestro objetivo fundamental: los lectores.
 
En el documento que estamos presentando se definen los elementos fundamentales del gran proyecto académico, el Plan estratégico de formación de editores, eje fundamental de Editamos, Centro de innovación y formación profesional para la industria editorial. Los otros dos ejes del proyecto se sostienen con un área de estadística que no sólo buscará resolver las necesidades de información para la toma de decisiones de los diversos miembros de la industria (y no entraré en la crítica de la información estadística del país, y del sector), sino que llevará su trabajo mucho más allá: dar certeza en las cifras para que las políticas gubernamentales dirigidas al desarrollo del sector tengan un fundamento objetivo; en esta área se integra un centro de documentación sobre la industria en su sentido más amplio, una biblioteca especializada y la generación de bases de datos, que propicien la investigación.
 
Nuestro organismo gremial requiere revisarse, analizar su actividad, saber de sí mismo para poder atender, entre otros aspectos, al tercer eje del Centro: la gestión de la innovación. Una industria viva, moderna, requiere de atender a los retos del presente y del futuro, tanto en los aspectos tecnológicos, como en los diversos aspectos de la acción editorial, de la administración de las empresas, de las proyecciones y acciones en un mundo integrado.
 
El Plan estratégico de formación de editores no hubiera sido posible sin el concurso de un grupo de personas, involucradas todas ellas en los diversos campos de la vida editorial, que no sólo tienen un mínimo de diez años de trabajo, el más joven, sino hasta más de cincuenta; y no sólo es un tema de años de actividad, lo relevante de este grupo es su capacidad de reflexión, de análisis de la situación actual y de su visión de futuro, del futuro de nuestra industria, de nuestras empresas, del valor de la cultura escrita, elemento fundamental para lograr los cambios necesarios para una sociedad informada.
 
Presentamos el testimonio de nuestro proyecto, de nuestra intención. Muchas gracias a todos los que han participado, muchas gracias a los agremiados por darme esta gran posibilidad de plantear una salida hacia el futuro.
Carlos Anaya Rosique 
Presidente de la CANIEM