Vuela bajo el libro

En los últimos años, las ventas y la producción de libros se han desplomado y parece que los números no van a mejorar en los próximos meses a causa del entorno electoral, lamentó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), Carlos Anaya Rosique.

“El primer trimestre del año no será fácil, porque los editores, consumidores y libreros, todos tomamos con mucha precaución este periodo electoral y querámoslo o no sí afecta, incluso las compras que el gobierno le hará al sector en 2018 no se tienen todavía muy claras”, expresó Anaya Rosique.

En 2016, la facturación del sector editorial privado fue de 10 025 millones de pesos y la producción ascendió a 137.4 millones de ejemplares. Pero en los últimos cuatro años las cifras han ido en picada: de 2012 a 2016 se dejaron de comercializar 14 millones de libros al año y la venta decayó 6 por ciento, reconoció Anaya Rosique.

La situación se agrava porque hay aumento en los insumos básicos en la producción de libros y porque muchos son importados. El papel ha tenido incrementos de hasta 17 por ciento y los editores deben comprar en dólares, lo que encarece todavía más la publicación.

A pesar del panorama, los editores no han pensado en incrementos masivos en el precio del libro, aseguró Anaya Rosique.

“Es muy difícil que haya incrementos, aunque ese es criterio de cada una de las editoriales, nunca ha habido un aumento generalizado, no es la política de la Cámara, yo no veo incremento en los precios”, insistió.

Cada año, la CANIEM recoge estadísticas de 225 editores de todo el país, para tener indicadores reales sobre la situación del sector. Acaba de presentar los resultados definitivos del sector en 2016 y hay algunas estimaciones de lo que ocurrió en 2017. Aunque se registró un incremento en la venta de libros, por 10 094 millones de pesos, este 2018 podría volver a caer por la temporada electoral, aunque todavía no hay estimaciones.
 
Preferencias
 
De los 137.4 millones de ejemplares de libros que produjeron las editoriales privadas del país en 2016, 32.2 millones fueron libros de secundaria que compró el gobierno.

En el segundo puesto de los más vendidos están los libros de educación básica y, en el tercero, el de enseñanza del inglés, con 27.2 y 11.7 millones de volúmenes respectivamente.

En el siguiente puesto está el mercado de los libros infantiles y juveniles con 17 millones de ejemplares y continúan los de ficción, con 10.9 millones de unidades.

“El libro de texto que nosotros producimos para venta al gobierno y a los colegios privados son la gran fortaleza del sector”.

151.4 millones de ejemplares se editaban en 2012, una diferencia de 14 millones de volúmenes respecto a 2016.
 
* Con información de Grupo Reforma / Mural / Rebeca Pérez Vega