Los mercados de audiolibros y podcasts están creciendo mucho más rápido que el mercado global de medios y entretenimiento.
Para 2020 Deloitte predice que el mercado mundial de audiolibros crecerá en un 25% y el mercado global de podcasts aumentará en un 30%.
Como señala el informe, los audiolibros y los podcasts están superando su estatus de “nicho” para emerger como mercados propios.
El mercado de audiolibros de los Estados Unidos, que se pronostica en 1.500 millones de dólares para 2020, y que crece a un ritmo aparentemente sostenible del 20 al 25% anual durante los próximos años, es el más grande del mundo.
En segundo lugar está el mercado chino, que se espera que genere alrededor de mil millones de dólares en el mismo año.  Fuera de estos dos mercados, los datos son escasos y los mercados en sí mismos son más incipientes.
Los datos recabados de varias fuentes sugieren que los ingresos anuales de audiolibros en los cuatro países nórdicos están en aproximadamente en 100 millones de dólares; el mercado de audiolibros del Reino Unido fue de aproximadamente 85 millones de dólares en 2018.
En cuanto a los oyentes, el 18% de los adultos estadounidenses dijeron que escucharon un audiolibro en los últimos 12 meses, cuatro puntos porcentuales más desde 2016. Estas cifras implican que más de 73 millones de personas escuchan audiolibro al menos una vez al año en los Estados Unidos. A nivel mundial, el número de consumidores actuales de audiolibros casi seguramente supera los 500 millones.
A largo plazo, se espera que continúe el crecimiento de dos dígitos en los audiolibros, incluso si se desacelera un poco desde el acelerado ritmo de 25% esperado para 2020. La generalización de los altavoces inteligentes es un factor que influye en este crecimiento, así como las plataformas que ofrecen suscripciones mensuales.
El consumo de audiolibros probablemente diferirá según las geografías y la demografía. Ya que muchas personas los escuchan en el coche o traslados en transporte público, en los países donde los tiempos de viaje son más largos se pueden ver mayores ingresos, tasas de crecimiento y oportunidades para audiolibros que en los países con trayectos más cortos.
Por otra parte, los audiolibros para niños, que ya representan una fracción sustancial del número total de audiolibros vendidos, también están en un punto de crecimiento: en 2017, esta categoría representaba el 40% de los títulos de audiolibros vendidos en China, el 10% en los Estados Unidos, y 25% en Francia.
En cuanto a los podcasts, se cuenta con unos ingresos de poco más de mil millones de dólares en 2020. Si el crecimiento futuro sigue siendo tan alto como en los últimos años, los podcasts podrían ser un negocio de más de 3.300 millones para 2025.
Los podcasts tienen múltiples fuentes de ingresos: publicidad y patrocinios, suscripciones, eventos, marketing de contenidos, contratos de podcasts de marca y donaciones de oyentes individuales. De estos, la publicidad y los patrocinios son, con mucho, los más efectivos. No obstante, en Estados Unidos los ingresos de podcasts para ese año fueron aproximadamente un 33% más bajos que para los audiolibros. Esto significa que cada oyente de audiolibros genera más de 2.4 veces los ingresos anuales de un oyente de podcast.
Aunque los podcasts han existido desde 2004, se han tratado de monetizar en serio desde aproximadamente 2015. A medida que los podcasters se vuelvan más serios sobre la generación de ingresos en el futuro, mejorarán presumiblemente en la optimización de sus diversas fuentes de ingresos.
Hay que tener en cuenta que el 21% de los estadounidenses adultos que escuchan podcasts, la mayoría lo hace regularmente. El 38% de los oyentes de podcast encuestados informaron que los escuchaban a diario o casi a diario, el 66% al menos una vez a la semana y el 87% al menos una vez al mes.
Todos los datos y previsiones completas en este enlace.
* Con información de José Antonio Vázquez / dosdoce.com