El rol del editor

Jane Friedman tiene 20 años de experiencia en la industria editorial, en estrategia de medios digitales para autores y editores. Ella es la cofundadora y editora de The Hot Sheet, un boletín informativo sobre la industria editorial para autores. Fue invitada a escribir un ensayo para un libro editado por Peter Ginna, publicado por la Universidad de Chicago, que lleva por nombre What Editors Do: The Art, Craft, and Business of Book Editing (Chicago Guides to Writing, Editing, and Publishing); en su blog nos comparte algunas ideas sobre su participación en el último capítulo del libro que versa sobre el papel del editor en una industria cambiante.

Como dice Peter en la introducción, "es irónico que la publicación, un negocio cuya esencia son las palabras, tenga la terminología más vaga, confusa y contradictoria de cualquier industria que conozco. (...) El título de editor engañoso. Lo que la palabra edición connota para la mayoría de la gente -corregir y mejorar el texto de un autor- es sólo una parte de lo que hacen los editores de libros".

Así, What Editors Do cubre tres frases de edición: adquisición (búsqueda del libro), proceso de edición y publicación (llevar el libro al lector). Veintisiete personas dedicadas a la publicación de libros -representantes de grandes y pequeñas editoriales, que abarcan el comercio, libros de texto, académicos y editoriales infantiles- discuten la función de los editores y reflejan cuánto les importa a los escritores y lectores de todo el mundo.

Como tal, el libro es un recurso tanto para aquellos que ingresan a la profesión (o ya están en ella) como para aquellos que están fuera de la publicación que buscan una comprensión de la misma. Arroja luz sobre cómo los editores adquieren libros, qué constituye una sólida relación entre autor y editor y el rol del editor en cada etapa del proceso editorial (un rol que va más allá de marcar el texto del autor). Esta colección trata la edición como arte y artesanía, y también como una carrera.

Aquí hay una breve mirada al capítulo:

En la conferencia CONTEC 2013 de la Feria del libro de Fráncfort, llamada "El futuro de los metadatos", el experto en publicaciones alemán Ronald Schild enfatizó la necesidad del análisis semántico, que se relaciona con la identificación del "concepto central" de un libro. Sin análisis semántico, las recomendaciones son menos valiosas; por ejemplo, su lector promedio no está buscando libros por ISBN o tamaño, sino por temas, como historias de mayoría de edad, LGTB, thrillers ambientados durante la era comunista, u otras de toque intelectual o emocional. Pero hasta el crecimiento del comercio minorista en línea, los editores habían pensado muy poco sobre este tipo de marketing.

Uno de los aspectos más fascinantes de la discusión es cuánto metadato puede afectar las ventas de ficción. La sabiduría convencional puede llevar a creer que es más importante para los libros basados en la información, pero un estudio de Nielsen indica todo lo contrario. Cuando los editores brindan información específica y detallada sobre sus novelas en lugar de etiquetas genéricas amplias (que no ayudan a los lectores), las ventas aumentan. Por ejemplo, a más lectores les atrae un título etiquetado con "suspenso histórico", "siglo XIX", "Londres" y "protagonista femenina", que a uno simplemente etiquetado como "misterio". Las mismas discusiones también han estado sucediendo en la comunidad que autoedita, donde los autores han descubierto que ser meticuloso con sus categorías, palabras clave y descripciones de resumen ha resultado en una mejor visibilidad y, por lo tanto, en mejores ventas.

¿Qué significan estas tendencias para los editores? Para ser los mejores defensores posibles de sus libros, los editores deben pensar en esta imagen más amplia a lo largo del desarrollo del libro, comenzando en la etapa de adquisición...

* Con información de janefriedman.com