La emergencia global de salud producida por la pandemia de Covid-19 está poniendo a prueba la capacidad de respuesta y de organización de toda la humanidad. Las empresas de la cadena del libro, atentas al momento por el que pasamos, estamos buscando modos de apoyar las medidas de mitigación decretadas por la Secretaría de Salud y en atención a lo solicitado por el Estado hemos suspendido, o estamos a punto de hacerlo, todas nuestras actividades por al menos un mes.
         Comprendemos que la única salida de la situación de extrema emergencia que estamos viviendo, en México y en el mundo, es la colaboración de todos los sectores de la sociedad.    
         El papel de los libros y la lectura en el confinamiento y la cuarentena a la que la mayoría de la población debe someterse es esencial, pues contribuye, como otras manifestaciones artísticas y culturales, a la reflexión informada, al disfrute de la creatividad y a la conciencia del momento por el que pasamos, además de ser el sostén de la educación de la sociedad mexicana.
         Las imprentas, las editoriales y las librerías del país se encuentran en un riesgo inminente. Las ventas de libros en el mercado de librerías y en el mercado educativo se han desplomado y a partir de ahora quedarán prácticamente suspendidas. En consecuencia, la producción de libros también verá drásticamente disminuidas sus actividades.
         Como es del todo imposible que el Estado asuma la producción de todos los bienes que requiere la operación y desarrollo del país, es indispensable que atienda las necesidades del sector productivo en bien de la población y se establezcan medidas que protejan el empleo y permitan la subsistencia de la cadena de producción y venta de libros. La salud de la población y la salud de las empresas están indisolublemente ligadas y no puede existir una sin la otra.
         La muy explicable solicitud del Estado a las empresas privadas para que suspendan sus actividades al menos un mes con el fin de mitigar la transmisión de las infecciones de Covid-19 pone a las imprentas, las editoriales, las librerías y demás actores de la cadena de producción y venta de libros en una situación de emergencia.
         Ante la inminencia de cierres de empresas, de despidos masivos y de la destrucción de un sector clave de la economía, los impresores, editores y libreros del país planteamos algunas medidas inmediatas de estímulo y protección que se requieren para evitar el desastre que implicarían la pérdida de empleos y la destrucción de la planta de producción y venta de libros en México.
         Consideramos que es indispensable proporcionar apoyo financiero en varias modalidades. La banca privada ha comenzado a dar pasos en ese sentido con su disposición a diferir pagos de distintos créditos hasta por cuatro meses, con la posibilidad de extender el periodo de gracia hasta seis meses.
         Es igualmente necesario que el Estado reconozca esta situación de emergencia y ofrezca medidas fiscales para la protección del empleo y de los ingresos de los trabajadores que con el cierre de empresas se irían al desempleo. Estas medidas incluirían diferir el cobro de ISR y la declaración anual de las personas físicas y morales. Es indipensable también simplificar y acelerar la devolución del IVA a las empresas que tienen saldos a favor.
         En la medida en que el pago de nómina sin la operación normal de la cadena del libro se vuelve imposible, es de interés público contar con créditos a largo plazo y a tasas reducidas, como se están ofreciendo en otros países, así como la eliminación temporal del impuesto sobre nómina.
         Estamos convencidos de que la emergencia de salud requiere una reacción rápida y oportuna para evitar un desastre humanitario de proporciones imprevisibles y al mismo tiempo consideramos que la emergencia económica que acompaña a la emergencia sanitaria requiere la toma de medidas urgentes, inmediatas y sin burocracia para la mitigación de los efectos que están frente a nosotros.
 
 
 

Pensando en unir esfuerzos para continuar con la promoción del libro y la lectura, desde la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM) nos unimos a la sinergia digital en Latinoamérica cobijada bajo la etiqueta #YoLeoEnCasa, con la cual buscamos apoyar sus iniciativas y que las diversas cámaras y organismos del libro en América Latina nos sumemos a una misma conversación.
Esta iniciativa se suma a esfuerzos que en la medida de lo posible editores realicen, como la liberación de materiales didácticos durante este periodo de contingencia sanitaria, por lo que invitamos a socios, no socios y a todos nuestros amigos de las industrias gráficas y del papel a sumarse a la invitación a esta iniciativa e incluyan en sus parrillas en redes sociales mensajes con la etiqueta “#YoLeoEnCasa” y a partir de ahí continuemos desarrollando nuestras estrategias digitales, para que podamos apoyarlos desde todos los frentes.
Asimismo, con esta etiqueta podremos compartir las ligas para descargar o bien para comprar en línea material editorial a través de tiendas on line.
Por último, reiteramos que la Cámara seguirá al pendiente de la situación relativa al Coronavirus (COVID-19), por lo que atendemos, cumplimos y reforzamos las recomendaciones de las autoridades sanitarias con el objetivo de garantizar la seguridad y protección de la población, al tiempo que nos adaptamos y mantenemos alerta para asegurar la continuidad del desarrollo de las actividades de nuestro sector.
 

Editores Mexicanos Unidos dio a conocer su 1.a Convocatoria de Literatura Infantil, concurso en el que podrán participar escritores de cualquier nacionalidad, lugar de residencia y edad con obras dirigidas a niños de cualquiera de las siguientes tres categorías: 6-8 años, 9-10 años y 11-12 años.
Las obras deberán ser originales, inéditas, escritas en español, no galardonadas en concursos previos ni pendientes de fallo en otros certámenes, convocatorias ni dictámenes. Además, tendrán que pertenecer a los distintos géneros y temáticas referidos en las bases de la convocatoria que se puede consultar en este enlace.
La fecha límite para recibir los trabajos es el próximo 15 de mayo. Los resultados se darán a conocer a los seleccionados el 17 de julio de 2020 mediante las redes sociales de Editores Mexicanos Unidos y vía correo electrónico.
Las obras elegidas serán publicadas por la editorial Editores Mexicanos Unidos; el autor recibirá un pago único por su obra.
 
 
 

El pasado 18 de marzo se publicaron las convocatorias para el Primer concurso iberoamericano de novela Vetosa-Arrufat y Fundación Elena Poniatowska Amor (FEPA), así como para el Concurso de cuento, también realizado por ambas fundaciones.
Felipe Haro, director de FEPA, anunció que el premio para novela es de 500 mil pesos más la publicación de la obra, mientras que en el concurso de cuento habrá 10 ganadores de 20 mil pesos y una antología.
“Este concurso toca dos géneros particularmente importantes para ponerlos en el centro de las propuestas literarias: la novela, que se está transformando recientemente y deja los viejos cartabones; así como el cuento, uno de los géneros más breves y uno de los pilares más antiguos de la literatura”, expresó Javier Aranda, coordinador académico del concurso.
Los trabajos son recibidos desde el pasado 18 de marzo y hasta el 31 de julio del 2020, los cuales serán analizados por un jurado que conjugue la experiencia lectora y la academia, apuntó Aranda.
No obstante a que no se compartió quiénes integrarán el jurado, Javier Aranda aseguró que “son lectores totalmente calificados que tienen que ver con el trabajo profesional de lecturas de gente que hace crítica y gente que trabaja con la academia”.
* Con información de Ana Laura Tagle Cruz / cronica.com.mx
Felipe Haro, Javier Aranda y Jorge Ortega. Foto: crónica.com.mx
 

La Asociación Internacional de Editores (IPA) y la Asociación Noruega de Editores (NPA) informaron en un comunicado enviado esta mañana a todos los ponentes del 33° Congreso Internacional de Editores la cancelación del evento. El Congreso iba a celebrarse en Lillehammer (Noruega) del 28 al 30 de mayo de 2020. Según explican en su comunicado “el clima de incertidumbre causado por la pandemia de COVID-19 hace imposible proceder con el Congreso”. Por otro lado, la IPA y la NPA derivan a la empresa de gestión del evento, Gyro Congress toda la información relacionada con las cancelaciones, reembolsos y cualquier otra duda que pueda surgir debido al aplazamiento.
* Con información de publishnews.es
 

No hacen falta muchas más palabras sobre el Coronavirus y todo lo que se dice al respecto de esta pandemia segundo a segundo. Tenemos un enorme desafío como humanidad para poder superarlo y que deje la menor cantidad de víctimas posibles. En lo que hace a la propia industria editorial, como muchas otras, sufrirá enormemente con grandes pérdidas económicas. Y sabemos que además el efecto es doblemente negativo, porque también tendremos un impacto negativo en términos sociales, culturales y educativos. En concreto hoy nos enfrentamos a una caída abrupta en la venta de libros en todo el mundo, las novedades que se posponen por tiempo indefinido, y el efecto por demás negativo que produce la cancelación de las ferias y eventos culturales en todos los continentes. En este artículo, Daniel Benchimol, director de Proyecto451, intenta proponer una mirada hacia adelante, haciendo el ejercicio (sumamente difícil en estos tiempos) de pensar en positivo, y tratar de brindar algunas ideas y herramientas que ayuden al sector a pensar el camino a seguir sabiendo que después de esta pandemia el mundo ya no será igual.
* Con información de proyecto451.com
 

Las principales editoriales del país decidieron congelar los lanzamientos de novedades que tenían previstos para las próximas semanas ante la delicada situación que atraviesa el país y el cierre generalizado de la cultura. Con la mayoría de librerías cerradas y millones de ciudadanos en casa, son muchas las editoriales que poco a poco empiezan a posponer sus apuestas literarias. Es el caso de los dos grandes grupos editoriales que juntos suponen más del 50% del mercado español, Grupo Planeta y Penguin Random House Grupo Editorial. En ambos casos, las previsiones de su catálogo se retrasarán: varias semanas en el caso de Planeta y hasta primeros de mayo en el de Random. Editoriales pequeñas como Acantilado también optaron por la misma estrategia y durante las próximas semanas concentrarán sus esfuerzos en promocionar sus ebooks (El Mundo).
La Federación de Cámaras del Libro (FEDECALI) evaluó el impacto que la crisis del Covid-19 tendrá en el sector del libro y se calculan pérdidas por encima de los 1.000 millones de euros. Es una estimación que parte de los datos consolidados el pasado año y prevé un “fuerte impacto en marzo y abril y una lenta recuperación hasta verano”. La caída en el comercio interior del libro, que equivaldría a un cuatrimestre de pérdidas, ascendería 811 millones de euros. Las pérdidas en el comercio exterior del libro, FEDECALI señala, alcanzarían los 200 millones de euros, es decir, una pérdida del 80% de un semestre (El País).
Por otro lado, y para dar una buena noticia, se confirmó lo que se esperaba hacía tiempo: el Gobierno español bajará al 4% el IVA del libro electrónico y la prensa digital. Se espera también la confirmación de otras medidas fiscales para acompañar la crisis como la desgravación fiscal a las familias por la compra de libros de texto, desgravaciones del 20% para la modernización los establecimientos de las librerías y distribuidores, y el fomento de la compra de libros mediante sistemas como el “bono cultura” (ABC).
* Con información de proyecto451.com
 

Mientras el sector del libro en España reclama al gobierno medidas para paliar las dificultades económicas que enfrentará el sector debido a la crisis del coronavirus, en Francia el ministro de cultura anunció que el Centro Nacional del Libro recibirá un fondo de emergencia de 5 millones de euros para hacer frente a las dificultades inmediatas que enfrenta el sector.
“Esta crisis sanitaria sin precedentes que afecta a nuestro país está golpeando duramente a los actores culturales. Debemos hacer todo lo posible para asegurar su supervivencia. Lo que está en juego es el futuro mismo de nuestro modelo cultural", dijo el Ministro de Cultura francés Franck Riester, presentando las primeras medidas de apoyo al sector cultural ayer, miércoles 18 de marzo. “Es urgente responder al riesgo de desaparición de las estructuras culturales, especialmente las más frágiles. También es crucial remediar las consecuencias de la situación en los trabajadores intermitentes y los artistas-autores que están en el centro de nuestro modelo de diversidad cultural”, añadió el ministro.
Para la industria del libro, el Centro Nacional del Libro (CNL) ha establecido un plan de emergencia con un presupuesto inicial de 5 millones de euros para responder a las dificultades inmediatas de los editores, autores y libreros. Las subvenciones pagadas por el CNL a los eventos literarios cancelados por razones sanitarias serán conservadas para ayudarles a cubrir los gastos ya incurridos. En este contexto, se prestará especial atención a la remuneración de los autores que hayan tenido que participar en esos actos. El CNL también ampliará los plazos de los préstamos a libreros y editores.
Por su parte, el Instituto para la Financiación del Cine y las Industrias Culturales (IFCIC) adaptará sus acuerdos para apoyar las industrias culturales y creativas. Por ejemplo, concederá un período de gracia de tres meses para el reembolso sistemático del capital considerado por el contexto de la epidemia.
* Con información de publishnews.es
 

Un estudio de carácter neurocientífico dirigido por Emma Rodero (profesora titular del Departamento de Comunicación de la Universidad Pompeu Fabra) ha querido dar respuesta a cómo perciben los oyentes los audiolibros.
En el estudio participaron 60 personas con una media de edad de 25 años (65% mujeres-35% hombres).
Tras conocer los hábitos de escucha de audiolibros de los participantes (dispositivos, géneros, actividad simultánea, etc.), se buscaba dar respuesta a cuestiones como saber qué tipo de voz es más apropiada para narrar un audiolibro, cómo influye el que la voz sea humana o sintética, la preferencia por voces más planas o neutras, y la influencia del hecho de poner música y/o efectos sonoros, o de incluir sonido binaural.
En cuanto a los hábitos, la mayoría escuchan los audiolibros en el móvil o la tableta, especialmente camino al trabajo, antes de dormir y viajando. Los géneros preferidos suelen ser, como hemos visto en otros estudios, ciencia ficción, terror/misterio, novela romántica, clásicos, historia o desarrollo personal.
El principal motivo por el que los escuchan es para aprovechar el tiempo, seguido de “me gusta escuchar” y entretenimiento. De media suelen escuchar un libro al mes, seguidos de los de entre dos y tres. La media de escucha está en 15 minutos y media hora.
En cuanto a la calidad de los audiolibros les parece entre normal y considerable, y la calidad de los narradores normal. Cuando se les pregunta qué voces prefieren, en su mayoría afirman que tanto masculinas como femeninas.
La mayoría también prefieren los audiolibros con voces de narrador y de personajes. A su vez, los eligen con música y efectos de sonido frente a los de una sola voz.
En cuanto a los resultados de respuesta emocional estos señalan que las voces graves se consideran más agradables, seguidas de las medias, y después las agudas.
Como era de esperar, las voces humanas fueron muy superiores en elección en comparación con la voz sintética escuchada a través de un altavoz inteligente (Alexa), que generó rechazo en muchos participantes del estudio. No obstante, las voces sintéticas están avanzando mucho en su calidad hacia un sonido ‘humano’.
Por otra parte, la historia interpretada con personajes se disfrutó más y consiguió una mejor experiencia narrativa, ya que creó más imágenes mentales y se recordó más que las historias narradas con una sola voz, especialmente la narración plana.
La reacción emocional y el nivel de actividad electrodérmica también fue superior en el caso de la interpretación con personajes seguidos de una narración interpretada a una sola voz y de narración plana también a una sola voz.
A propósito de los efectos y la música incluida, la historia con música y efectos binaurales fue donde los sujetos crearon también más imágenes mentales, se sintieron más inmersos en la historia y recordaron más datos.
Además, la historia binaural con música y efectos es la que más incrementó el ritmo cardíaco de los participantes, indicando así una mayor atención y activación emocional.
Todos los datos del estudio en este enlace.
* Con información de José Antonio Vázquez / dosdoce.com
 

National Endowment for the Arts monitoreó los hábitos de lectura estadounidenses en 2017 y acaba de emitir un nuevo informe. Descubrieron que los adultos que leen ebooks y escuchan audiolibros consumen la mayor cantidad de libros por año: una mediana de 10 en comparación con los cuatro lectores de impresos. Sin embargo, la lectura impresa está cediendo a la lectura de ebooks y la audición de audiolibros. En la encuesta, 44.5% de los adultos dijeron que leyeron o escucharon libros en formatos digitales y solo 25.1% de los adultos declararon que únicamente leen libros impresos.
Cuando se trata de personas que leen o escuchan digitalmente, 50.6% dijo que solo leía ebooks, mientras que 35.6% dijo que leía ebooks y audiolibros, y 13.8% dijo que solo leía audiolibros. El informe fue un subproducto de una encuesta realizada en 2017 a un grupo de 1,500 personas. Creo que es importante tener en cuenta que desde que se analizaron los datos, las ventas de audiolibros han explotado. Un estudio del Centro de Investigación Pew a principios de este año encontró que el número de adultos que usaron audiolibros en el último año aumentó un 6% desde el período 2018. Los datos de los editores respaldan esta narrativa. Un informe de la Asociación de Editores Estadounidenses, también de principios de este año, mostró que las ventas de audiolibros descargados aumentaron 37% de 2017 a 2018, marcando el tercer año consecutivo de crecimiento de dos dígitos para la categoría. En Gran Bretaña, los editores han observado un aumento similar, señalando un aumento en las ventas de audiolibros, incluso mientras que las ventas de libros impresos han disminuido.
Algunas otras conclusiones del informe:

  • Los lectores jóvenes, especialmente los que tienen entre 18 y 24 años, tienen más probabilidades que otros grupos de ser lectores digitales / de audio aunque también pueden estar leyendo libros impresos. Los estadounidenses de 65 años o más tienen más probabilidades que otros grupos de ser solamente lectores de impresos.
  • Independientemente del formato que utilicen, los estadounidenses mayores leen libros a tasas generalmente más altas que los lectores más jóvenes.
  • Los lectores de poesía y novelas gráficas tienen más probabilidades de ser lectores digitales / de audio (que también pueden leer libros impresos) que solo lectores de impresos. Por el contrario, los lectores de novelas o cuentos, biografías u obras de historia y religión, son más propensos a ser lectores de impresos.
  • Los lectores digitales / de audio participan con frecuencia en otras actividades culturales y apoyan las artes. Los que solo leen impresos presentan niveles comparativamente más bajos de estas actividades.

* Con información de Michael Kozlowski / goodereader.com
 

El compromiso de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana es velar por los intereses de sus agremiados y en esta ocasión nos corresponde velar por la seguridad y salud de todos, por tal motivo, hemos decidido posponer la realización de la Asamblea General Ordinaria de Afiliados, luego de analizar la situación en materia de salud que está atravesando nuestro país y el resto del mundo. Debemos contribuir a aminorar la escalada del contagio.
La Secretaría de Economía, a través de la Dirección de Cámaras Empresariales, nos ha autorizado posponer su realización, tal y como otros organismos lo han solicitado. De acuerdo con la recomendación de la propia Secretaría, deberemos estar atentos al desarrollo de la contingencia para programar una nueva fecha. 
Asimismo, todas las reuniones presenciales de los siete comités sectoriales, así como de las comisiones quedan suspendidas hasta que la contingencia sanitaria nos permita realizarlas de manera adecuada y sin riesgo de contagios.
La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana seguirá al pendiente de la situación relativa al desarrollo del Coronavirus (Covid-19), por lo que entendemos, cumplimos y reforzamos las recomendaciones de las autoridades sanitarias con el objetivo de garantizar la seguridad y protección de la población, al tiempo que nos adaptamos y mantenemos alerta para asegurar la continuidad del desarrollo de las actividades de nuestro sector.
Agradecemos de antemano su atención y comprensión.
 

Con el propósito de reconocer a los editores afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana por su militancia y actividades gremiales, desde 1984 se instituyó el Premio CANIEM al Mérito Gremial, que se otorga a quienes han tenido una participación destacada en la consolidación del prestigio y buen nombre de la industria editorial de nuestro país y de la propia Cámara.
 
Este año, el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana decidió otorgar el Premio CANIEM al Mérito Gremial 2020 al editor y Director General de SITESA, Ing. José Ignacio Echeverría. Esta distinción le será entregada durante un acto de premiación que se realizará en fecha aún por definir, debido a la contingencia relativa al Coronavirus (COVID-19).
 
Ingeniero Químico por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con un Diplomado en Sociología del Trabajo por la Universidad Libre de Bruselas, Bélgica, un curso de Alta Dirección cursado en el IPADE, así como un curso para editores en la Universidad de Stanford, California, Estados Unidos.
 
Desde 1995, José Ignacio Echeverría inició actividades editoriales en SITESA, empresa miembro de la Cámara Nacional de la industria Editorial Mexicana desde aquel año. De 1989 a 1990 fue Presidente de la Asociación Nacional del Libro. De 1997 a 2002, fue Director General de Publicaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México, con lo que impulsó la difusión de la industria cultural impresa.
 
En 2001 fue Vicepresidente del Grupo Iberoamericano de Editores (GIE), hasta 2003. Ha sido Presidente de la Sociedad de exalumnos de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Secretario Fundador del Patronato de la misma facultad.
 
En 2013 fue elegido como Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM), cargo que ocupó hasta marzo de 2016. Actualmente preside el Grupo Iberoamericano de Editores, cargo que el pasado 25 de noviembre de 2018 fue reelegido que ocupara por los miembros del Grupo Iberoamericano de Editores.
 
Actualmente, SITESA, empresa de la que es Director General, está en un proceso de reconversión hacia el mundo digital, por lo que inició actividades “El librero de Gutenberg” en Facebook, una página que acumula ya una comunidad de 8 millones de seguidores.
 
Es así, como mediante este galardón, el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, reconoce la trayectoria y trabajo constante del Ing. José Ignacio Echeverría, además, de que valora públicamente el esfuerzo diario que imprime, así como lo extraordinario que puede ser su aportación en la consolidación del gremio editorial, un concepto que va más allá de la industria, ya que implica una labor generosa al dedicar tiempo personal y profesional a las actividades del sector del libro.
 
El premio CANIEM al Mérito Gremial consiste en una medalla y diploma, además de dejar grabado su nombre en la Estela de los Tiempos, espacio que contiene el nombre de los galardonados con esta presea, la cual se devela en una ceremonia especial en fecha por definir.
 
Cabe señalar que las mujeres y hombres que han sido distinguidos con esta presea son: José Luis Ramírez Cota (1984), Ángel González Avelar (1985), Jorge H. Flores del Prado (1986), Marcial Frigolet Lerma (1987), Antonio Ruano Fernández (1988), Francisco Trillas Mercader (1989), Carlos Noriega Milera (1990), Luis Fernández González (1991), Javier Ortiz Camorlinga (1992), Gustavo González Lewis (1993), Carlos Frigolet Lerma (1994), Jorge Velasco Félix (1995), Pedro Pablo Pérez-Girón Valdés (1996), Homero Gayosso Ánimas (1997), Jesús Galera Lamadrid (1998), Julio Sanz Crespo (1999), Luis Gerardo Fernández Pérez (2000), Gonzalo Araico Montes de Oca (2001), Jorge Giannetto Fernández (2002), Victórico Albores Santiago (2003), Ángeles Aguilar Zinser (2004), Fernando Trillas Salazar (2005), Víctor Gonzalo Lemus Domínguez (2006), Antonio Aldo Falabella Tucci (2007), José Ángel Quintanilla D’Acosta (2008), Hugo Andreas Setzer Letsche (2009), José María Trillas Trucy (2010), Juan Luis Arzoz Arbide (2011), Patricia van Rhijn Armida (2012), Carlos Anaya Rosique (2013), Arturo Ahmed Romero (2014), Porfirio Romo Lizárraga (2015), Luis Castañeda Martínez (2016), Sonia Batres Pinelo (2017), Ixchel Delgado Jordá (2018), Patricia López Zepeda (2019), y ahora José Ignacio Echeverría (2020).
 
Foto: Ing. José Ignacio Echeverría. Foto: Archivo CANIEM